“Descansar”, un poema del linqueño Ludovico Fonda

El agua y
su blandura
que sabe horadar 
la piedra más apretada
enseñan que el destino
es agua
y las certezas piedras.
Nosotros: entonces:
Piedras de agua.
Esperando el veredicto del sol.
Sin olvidar que:
Todos los cadáveres, alguna vez,
vinieron a ser .
Y fueron.
Entre ellos hay un par a los que extraño
hasta el insomnio.
Por suerte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s